La Riviera Francesa: Niza

La Riviera Francesa: Niza

Justo antes de llegar a Italia, dejamos Francia pasando por Niza, una pequeña población turística realmente encantadora de la Costa Azul.  Esta pequeña ciudad no fue de Francia hasta el siglo XIX, y tradicionalmente ha sido siempre un lugar de vacaciones de la aristocracia inglesa en la zona del Mediterráneo, lo que conllevaría el nacimiento la  Promenade des Anglais, la calle mas elegante de la Costa Azul.  Esta pequeña ciudad tiene una gran abundancia de palacios, castillos y mansiones, cuenta con aeropuerto, autobuses, tranvías, puerto, ferrocarril, autopistas y carreteras, cualquier elemento que favorezca el acceso para las aproximadamente 300.000 personas que se calculan que entran y salen cada día.

Niza: las playas de Francia con más encanto

Sus playas de un hermoso azul se alternan entre públicas y privadas.  Suelen ser playas de piedrecitas lo cual a veces puede resultar un poco molesto, pero la limpieza del agua y el azul predominante de la zona (que da lugar al nombre de Costa Azul) hacen de la visita un pequeño disfrute.

Playa de Niza

Cultura y Gastronomía

Además de sus playas, Niza es una ciudad con una gran tradición cultural que fue visitada por muchos pintores motivados por la riqueza de sus colores.  Destaca el Museo Matisse donde se puede visitar una exposición permanente del pintor con grabados, pinturas, objetos, fotos… donados por el propio artista.  Además nos encontramos con el Museo Marc Chagall, el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo o el Museo de Bellas Artes.

Es evidente que Niza es un lugar cultural.  Y si además somos un poco cinéfilos disfrutaremos recordando el mercado de Cours Saleya de flores, artesanía y productos gastronómicos de Atrapa un ladrón de Alfred Hitchcock. Si valoramos su gastronomía, encontraremos una atractiva mezcla entre Italia y Francia, coronada por el aceite de oliva.

Niza es un pequeño capricho para los sentidos, el lujo que impregna el ambiente la convierten en una ciudad pequeña y deliciosa para disfrutar, para perderse y sentirse como una estrella de cine de los años 50, en definitiva, una pequeña extravagancia para disfrutarla llena de matices azules.

La Riviera Francesa: Niza by
Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *