Saltar al contenido

Cómo tener unas vacaciones seguras

Diciembre empieza pronto y con él llega el puente de la Constitución y la Inmaculada, ofreciendo cuatro días perfectos para tener unas mini vacaciones y cargar las pilas antes de los excesos navideños.  Las vacaciones son momentos de relajación y tranquilidad, que tienen como fin sacarnos de nuestras rutinas y ayudarnos a desconectar de las preocupaciones de la vida diaria.  Por eso es primordial tener unas vacaciones tranquilas y, sobre todo, seguras.  Para ello lo fundamental y clave es tener controlados los posibles contratiempos que se pueden producir durante el viaje como tal, diferenciando entre los imprevistos del trayecto y los de destino.

Una avería en el medio de transporte, retrasos provocados por dificultades técnicas o meteorológicas, pérdida de maletas… son muchas las posibilidades que se pueden dar durante el viaje que pueden incidir directamente en nuestro grado de tranquilidad, reduciéndolo hasta un punto más que desagradable y haciendo del ansiado comienzo de las vacaciones toda una pesadilla.  En el caso de que haya una avería que ralentice la salida podemos exigir que nos faciliten otro medio de transporte pero en el caso de que no haya otro alternativo no podemos hacer mucho más que esperar a que esa avería provoque el retraso más escaso posible, aunque tienen la obligación de facilitar manutención y alojamiento en el caso de viajes en avión (variable en función de los kilómetros a recorrer), y por supuesto deben indemnizar siempre al viajero.  Si perdemos las maletas la lo primero que tenemos que hacer es notificarlo a la compañía encargada del transporte, sea avión, tren, autobús o barco, dejando constancia de la incidencia para que actúen con la mayor celeridad posible. En este sentido nunca está de más tener un seguro o revisar si la compañía lo tiene.

Una vez hemos realizado el trayecto y éste ha sucedido sin percances, es bueno conocer la ubicación de los hospitales del lugar de destino, el sistema de salud que tienen instaurado y que el hotel o el lugar de alojamiento te puedan informar de recursos sanitarios por si acaso.  Debemos ser conscientes también que nuestra seguridad en las vacaciones depende de nuestra actitud y de dónde nos dirijamos, por ello es importante ser buenos turistas, no meternos en más líos de los necesarios y evitar provocar conflictos o ir a lugares peligrosos.  Que un viaje salga bien depende de muchos factores, pero el factor más importante somos nosotros mismos, por ello actuemos con cabeza y con seguridad, así evitaremos más de un susto que pueda ensombrecer nuestras deseadas vacaciones.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar