Saltar al contenido

Toulouse, la ciudad rosa

toulouse

La cercanía con la frontera de España la hacen una ciudad asequible a la hora de hacer una escapada.  Situada al sur de Francia, Toulouse es una pequeña gran ciudad.  A pesar de no contar con la fama internacional de lugares como París o Lyon es una de las ciudades más pobladas de todo el país. Es una localidad manejable para su visita, agradable para el paseo y que permite disfrutar de una estancia tranquila percibiendo todo el encanto francés.  El sobrenombre de ciudad rosa le viene por el tipo de ladrillo usado en la mayoría de sus construcciones y que le confiere esa tonalidad, como ejemplo representativo tenemos la place du Capitol en el centro histórico de la ciudad.

¿Qué no podemos dejar de visitar en Toulouse?

El río Garona atraviesa la ciudad y le confiere uno de los grandes encantos de la ciudad: sus característicos puentes, con el Pont Neuf a la cabeza,  y sus canales rodeados de zonas verdes como la praire de filtres  y de espacios interesantes como el Museo de Les Abattoirsque en realidad acogía  los antiguos mataderos y hoy reconvertido a museo de arte moderno o el Espace EDF Bazaclelugar que acogía las antiguas turbinas eléctricas que suministraban de energía a la ciudad y cuyo espacio se ha aprovechado para realizar exposiciones y facilitar información sobre energías renovables, la hacen un lugar delicioso para pasear.

Aparte del río, encontramos muestras arquitectónicas como la basílica de St. Sernin, ejemplo del mejor románico, o el convento de los jacobinos y la iglesia de la Daurada, como ejemplos del gótico, lugares todos ellos recogidos dentro del camino de Santiago, o la catedral de Saint Etiene, un ejemplo de una especial mezcla de estilos arquitectónicos.

Basilica de Saint Sernin - Tolouse

Como ejemplo del renacimiento nos podemos acercar a visitar los Palacio d’Assezat,  el de Brucelles o el Dumay, reutilizados en su mayoría como museos.

Palacio d'Assezat - Tolouse

Zona de obligada visita es también el Mercado de Víctor Hugo, que da muestra de la riqueza de sus productos gastronómicos y que supone una experiencia para los sentidos: queso, pescado, vino, pasteles… la mezcla es abrumadora.  En definitiva, Toulouse es una ciudad agradable, cercana, sin grandes construcciones pero muy disfrutable para el viajero.

Mercado de Victor Hugo - Tolouse, Francia

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar